jueves, 25 de mayo de 2017

Bollitos oso rellenos de chocolate

Bollos de leche, pan de leche o bollos suizos, como queráis llamarlos, pero con forma de osito y rellenos de chocolate, así son estos bollitos que os traigo para hacer una merienda rica y muy simpática.
Como el mes pasado fui la ganadora del reto Una galleta, un cuento con los huevos dorados rellenos de bizcocho me ha tocado escoger el cuento para este mes.
El cuento elegido ha sido el de Ricitos de oro y los tres osos, y estos bollitos oso son mi propuesta para una fiesta de esta temática. Mamá, papá y hijo oso en versión pan de leche.
No todas las caritas de estos bollitos oso son iguales, he representado a papá y mamá oso contentos porque no les han comido ni la sopa, ni roto la silla ni dormido en su cama, en cambio, el hijo oso, está triste porque no ha tenido tanta suerte.

Pero lo mejor de estos bollitos está en su interior, están rellenos de chocolate, una delicia.
INGREDIENTES
-600gr de harina de fuerza
-15gr de levadura fresca de panadería
-90gr de azúcar
-1 cucharadita de sal
-2 huevos
-75gr de mantequilla
-250ml de leche
-1 huevo para pintar
-1 tableta de chocolate (opcional, sólo si los queréis hacer rellenos de chocolate)
-chocolate de cobertura blanco y negro para decorar los bollitos

PASO A PASO
Mezclar 100gr de harina de fuerza, 100ml de leche y toda la levadura, tapar el bol con un paño y dejar que fermente (unos 15 minutos)
Agregar todos los ingredientes restantes excepto la mantequilla y amasar con un robot o a mano.
Cuando ya está bien amasado, añadir la mantequilla ablandada en trozos y seguir amasando hasta que la masa esté fina y elástica.
Hacer una bola y meterla en un bol aceitado, taparlo con un paño y dejar reposar una hora hasta que doble su volumen.
Cuando haya doblado el volumen, en la encimera, la desgasamos apretando muy fuerte con las manos.
Dividimos la masa en porciones de 60 gramos y hacemos las bolas.
En el interior de cada bola ponemos dos onzas de chocolate, lo cerramos haciendo como un saquito y boleamos.
También haremos bolitas pequeñas que serán las orejas del oso.
En una bandeja de horno forrada con papel de hornear ponemos las bolas con el chocolate en su interior y en ambos lados de la parte superior ponemos dos bolitas pequeñas que serán las orejas.
Dejamos levar durante 1 hora, veréis como doblan el volumen.
Pintar con huevo y hornearlo a 200º con calor arriba y abajo unos 13 minutos hasta que estén bien doraditos.
Sacarlos y dejar enfriar sobre una rejilla.
Como veis, una vez levada la masa los ositos se me juntaron, pero una vez horneado los separé y no pasó nada. Tenedlo en cuenta de no ponerlos muy juntos porque la masa crece.
Yo no hice todos los bollos del mismo tamaño, hice alguno un poquito más pequeño, porque quería que representara el hijo oso.
Una vez fríos toca pintar las caras de los osos
Derretimos chocolate blanco y negro en el microondas, dejamos que se enfríe un poco (sino estará demasiado líquido y se nos escurriría) y metemos cada chocolate en una manga pastelera con boquilla.
Con chocolate blanco pintamos el hocico y las orejas y con el chocolate negro la naricita, la boca y los ojos.
A mamá oso le he puesto unas flores de fondant para que se viera más femenino, aunque con estas pestañas ya quedaba bastante claro.
Espero que os haya gustado, graciosos lo son un rato pero es que además están muy muy ricos. Probadlos!
Si queréis ver el resto de propuestas para este cuento podéis pinchar aquí.


martes, 16 de mayo de 2017

New York cheesecake

La tarta de queso americana o New York cheesecake, famosa donde las haya, es uno de los símbolos gastronómicos de la ciudad de Nueva York, y se ha convertido en uno de los postres favoritos de los americanos.
Este clásico americano tenía que estar presente en nuestra USA party, la mejor manera de celebrar el 4 de julio y acabar una comida.

A diferencia de la tarta de queso que publiqué hace unas semanas que se hacía sin horno, la New York cheesecake sí que se hornea. Queda una textura diferente a la hecha sin horno (que era más tipo mousse), pero las dos están realmente deliciosas.

INGREDIENTES
Para la base
-200gr de galletas tipo Digestive
-85gr de mantequilla
Para la crema de queso
-4 huevos
-600gr de queso Philadelphia
-500ml de nata con 35% de materia grasa
-200gr de azúcar
-1 yogur griego
Para la decoración
-mermelada de fresa
-fresas, frambuesas y arándanos

PASO A PASO
Triturar las galletas hasta que queden como polvo (ya sea con un robot de cocina o golpeándolas con un rodillo) y mezclarlo con la mantequilla derretida. Debe quedar como una arena mojada.
En la base de un molde desmoldable de 24 cm, poner la masa de galleta presionando bien, e introducirlo en el congelador mientras se prepara el relleno del cheesecake.


Para preparar la crema de queso, batir los huevos con el azúcar hasta que blanqueen.
Añadir la nata, el yogur griego y el queso, mezclando con la batidora sin que coja mucho aire.
Verter la crema de queso sobre la base de galletas .
Como se horneará al baño maría para evitar que se reseque por arriba y se quiebre y forme rajas, forrar la parte inferior del molde con  papel de aluminio (para que no entre el agua dentro del molde) y ponerlo en una bandeja honda con un dedo de agua.
Si os da miedo poner el molde dentro de una bandeja con agua por si os entra agua, podéis poner una bandeja con agua en la parte inferior del horno, y en la rejilla poner el molde, porque lo importante es que haya condensación de agua suficiente.  Y así es como lo hice yo.
Introducirlo en el horno precalentado a 180º y hornearlo durante 1 hora. Se sabrá que está cuajado si al meter un palito, éste sale limpio, de no ser así, seguir horneando un poco más. Si se tuesta mucho por encima, tapar con papel de aluminio.
Una vez pasado este tiempo, apagar el horno, abrirlo un poco y dejarlo enfriar dentro.


Una vez la tarta esté fría decorarla con la mermelada y los frutos rojos y meterla en la nevera unas dos horas más o hasta la hora de servir.
Como lo mejor es preparar la tarta de un día para otro, y además a mí me va mucho mejor, horneé el cheesecake por la noche, y una vez frío lo puse en la nevera toda la noche y al día siguiente lo decoré con la mermelada y frutos rojos.

Y que me decís del corte, delicioso....
A partir de ahora es una de mis tartas favoritas, es fácil y exquisita. Os animo a hacerla.
Y ya sabéis, si os da pereza el horno, tenéis la versión de tarta de queso sin horno, fresquita y también muy rica.
Un beso

martes, 9 de mayo de 2017

4th july party

Nos transportamos a EEUU, concretamente al 4 de julio, el día de su fiesta nacional, pasad, estáis todos invitados a nuestra USA party.

La mesa dulce estaba decorada con rosetones de papel de colores rojo, azul y blanco, con franjas y estrellas, con clara alusión a la bandera de EEUU.
¿Os habéis fijado que en cualquier película norteamerciana aparece la bandera americana? Fijaros, porque aunque sea en un pequeño rinconcito, siempre aparece. Así que en nuestra mesa tenía que estar presente, tenía que ser una fiesta como los que montan los americanos el 4 de julio, patriota al máximo.

La mesa estaba presidida por una "falsa" tarta de galletas decoradas, ya os adelanté que en esta fiesta no había puesto las galletas en una bandeja para que se las llevaran de recuerdo, sino que las pinché en un porexpan formando una tarta.

En cuanto a la tarta de verdad, en esta ocasión no la hice de fondant (como acostumbraba hacer en los últimos cumpleaños) sino que me decanté por una tarta al más puro estilo americano (bueno, una no, dos), un chessecake New York y un bundtcake con pepitas de chocolate, estilos muy diferentes para satisfacer a todos los paladares.

Había cookies americanas megagrandes, y los donettes decorados en glasa roja y azul

Todo los toppers y molinillos de papel estaban decorados con barras y estrellas, con los colores de la bandera americana.

Hice un letrero que invitaba a celebrar la fiesta del 4 de julio, con fuegos artificiales, y en su defecto, con bengalas para dar luz a la noche.
Tuneé una estrella con lucecitas que era toda blanca, poniendo un fondo azul, de este modo recordaba a las estrellas de la bandera. 

En una fiesta americana no podían faltar los s'mores (marshmallow tostado y una capa de chocolate entre dos trozos de galleta Graham), así que dispuse todo lo necesario para que cada uno hiciera los suyos, con galletas (no eran Graham porque fue imposible conseguirlas), chocolate Hershey's y marshmallows.

En cuanto a las chuches, las escogí con los tonos de la fiesta, moras azules y rojas, corazones "patriotas" y regaliz rojo con el interior blanco. También había Jelly Belly Beans de todos los sabores, fué divertido adivinar los diferentes sabores, ¡suerte que teníamos una carta de sabores que ya os enseñé aquí!

Los kisses, los famosos bombones norteamericanos en forma de lágrima y delicioso chocolate con leche de Hershey's, no podían faltar en la sección dulce de la mesa. Me fue difícil encontrarlos en tiendas físicas en Barclena, por lo que los tuve que comprar por internet, ¡suerte tenemos de internet que se puede encontrar de todo!

Para que se llevaran los dulces y las galletas tuneé unas bolsas azules y rojas, a las azules les enganché estrellitas blancas y a las rojas les añadí franjas blancas. Un DIY muy fácil que convirtió unas sencillas bolsas en unas totalmente integradas con la temática de la fiesta.

Hice un sombrero típico del 4 de julio, el que lleva el tío Sam, que además de decoración, sirvió para hacer unas divertidísimas fotos con él.

En toda fiesta del 4 de julio hay cohetes y bengalas, por lo que en nuestra fiesta también hubo, no cohetes pero sí bengalas, para poder hacer brillar la noche.


En cuanto al menaje, vasos, platos y servilletas con la bandera americana

Y de bebidas, además de coca colas que compré en botellas retro, había las bebidas Jones, que combinaban en colorido con las patatas azules, rojas y blancas.

En cuanto a comida, no hay nada más americano que los hamburguesas y hot dogs, y tenían que estar presentes sí o sí.


Pero el gran descubrimiento fueron los bagels, deliciosos panes con agujero en el medio. El clásico y el que más me gustó fue el relleno de queso crema y salmón, el típico de New York, aunque todos estaban deliciosos.

Y hasta aquí nuestra fiesta americana, que como siempre intentamos vivirla al máximo.
Espero que os haya gustado, un beso.


jueves, 4 de mayo de 2017

Galletas USA

Hoy quiero enseñaros las galletas que hice para la fiesta americana, como ya os adelanté el martes hablando de los preparativos.
Decoré la palabra USA con los colores de la bandera, y con esos tonos, cohetes, fuegos artificiales y muchas estrellas, unas recordando la bandera americana y otras jugando con los colores blanco, rojo y azul.

El 4 de julio es una de las festividades más importantes en Estados Unidos con fuegos artificiales incluidos, muchas casas se visten con la bandera estadounidense y la gente lleva vestidos con los colores blanco, rojo y azul que son los colores de la bandera y también van disfrazados del famoso Tío Sam que es la personificación de EEUU como nación.
Su aspecto es la de un hombre mayor blanco y barbudo, con el ceño fruncido y una indumentaria blanca, roja y azul que recuerda claramente a la bandera de EEUU, con un sombrero de copa alta con rayas blancas y rojas y una banda azul con estrellas blancas. Son muchos los que el 4 de julio van vestidos así, o al menos llevan puesto este sombrero.

Galleticé la cara de Tío Sam (el molde era un cortador de galletas en forma de cupcake al revés) y el típico sombrero del 4 de julio, para esta galleta no utilicé ningún cortador, sino que hice un plantilla en forma de sombrero.

Las rayas rojas y blancas y las estrellas en fondo azul no podían faltar en nuestras galletas, una clara alusión a la bandera.

Intenté plasmar toda la esencia del 4 de julio en las galletas que transmiten el sentir patriota de todos los estadounidenses.

En esta fiesta no puse las galletas embolsadas en una bandeja para que se las llevaran de recuerdo, las puse de una manera especial, lo podréis ver en la USA party pinchando aquí.
Un beso

martes, 2 de mayo de 2017

4th of july party. Preparativos

A medida que los hijos crecen es más difícil encontrar un tema para la fiesta de cumpleaños, primero porque seguramente sus temas de interés ya los has utilizado para otros cumpleaños (pokemon, fútbol, ping pong...) y segundo porque no quieren un tema de "pequeños"
En los últimos cumples de Pol nos hemos centrado en temáticas en las que le interesaba probar y conocer comidas nuevas, la mexicana y la japonesa, y que servían de hilo conductor para profundizar en sus culturas. Este año hemos continuado nuestra vuelta al mundo y hemos aterrizado en USA, país que le encantaría conocer. Así que ya sabéis, toca conocer más su historia, cultura, comida, costumbres... Allá vamos!

Para la invitación he escogido un dibujo del Tío Sam (la personificación de EEUU como nación) que se popularizó en la primera guerra mundial para reclutar a soldados.
Las fuentes de letras utilizadas en la invitación han sido por orden, Banner Star, Stencil Std y Blueberry Pie, todas muy al estilo americano.

Y con un fondo azul con estrellas y franjas blancas y rojas, invitamos a la fiesta de cumpleaños donde vamos a recrear una auténtica fiesta del 4 de julio, una fiesta norteamericana donde el sentir patriota, tan característico en sus gentes, aflora más que nunca en ese día.
El 4 de julio es una de las festividades más importantes en Estados Unidos, que conmemora la independencia de EEUU del imperio británico, y se ha convertido con el pasar de los años en la fiesta más grande que realizan los norteamericanos.
Se celebra por todo lo alto, con desfiles, partidos de béisbol y fuegos artificiales. Y nosotros recrearemos en casa una fiesta de este estilo, donde predominarán los colores de la bandera y se respirará patriotismo.

Ya sabéis que cuando monto una fiesta temática de este tipo me gusta conocer en profundidad su gastronomía, en la fiesta americana era un poco más complicado descubrir cosas nuevas porque estamos muy americanizados, estamos acostumbrados a comer hot dogs y hamburguesas, y en cuanto a la repostería, en los últimos años tambén nos han invadido los cupcakes, bundtcakes, carrotcakes, red velvet, cheescakes...
Aún así, compré comida auténtica americana en Taste of America, en la tienda física que tienen en Barcelona (me gusta ir a las tiendas y poder ver todos sus productos en vivo y en directo), pero también tuve que recurrir a tiendas online porque algunos productos que quería como los bombones Kisses no los tenían en la tienda física.
Hemos probado chocolate Hershey's, hemos hecho s'mores (galleta-mashmallows-chocolate), deleitado con mega cookies, desayunado cereales de colores....
A la crema de cacahuete la hemos dejado de lado, somos más de crema de chocolate!.

Pero nuestro gran descubrimiento han sido los bagels, un pan elaborado con harina de trigo y que tiene un agujero en el centro. Antes de ser horneado se cuece en agua brevemente, dando como resultado un pan denso con una cubierta exterior ligeramente crujiente.
El bagel se conoce por estar en casi todas los escaparates de panaderías y delis de Estados Unidos. Se inventó en Polonia, se popularizó entre la comunidad judía y con la emigración de europeos y judíos en la segunda guerra mundial llegó a América del Norte.
Para la fiesta los compramos en Barcelona bagels, tienen una gran variedad de bagels hechos con masa madre natural: con semillas de todas clases, de cebolla y albahaca, de tomate y orégano... acabados con queso o sin.... vamos que no sabes qué bagel escoger. Y después ya viene el relleno, que pueden ser tanto fríos o calientes. Difícil elección, a cual más bueno.
Y la presentación para llevar también es muy mona, envueltos con papel de periódico americano encerado. Vamos, que te crees que estar en New York!

También hemos saboreado Jelly Belly Beans, los caramelos en forma de judía con una amplia y sorprendente gama de sabores.
Los hay dulces, salados, picantes, incluso de sabor asqueroso (éstos ya los habíamos probado, son los de Harry Potter). Aquí una muestra de los 130 sabores que existen:
En España se pueden encontrar en cajas surtidas o incluso los encuentras a granel en alguna tienda de chuches

Hemos probado las bebidas Jones Soda, unas bebidas gaseosas con sabores extraños (fresa, chicle, nata...), líquido de colores y con etiquetas en blanco y negro de fotos enviadas por los consumidores.
A mí particularmente, estas bebidas tan coloridas y con sabores tan raros no me han gustado, pero se tenía que probar, resulta que en USA triunfan entre los jóvenes, debe ser que yo no soy ni (tan) joven ni norteamericana.
via

Os invito la semana que viene a ver todas las fotos de la fiesta, mientras os haré el jueves un aperitivo de las galletas de inspiración norteamericana.
Os espero.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...